Visitando el doctor

Share
Compartir

Enlace copiado en el portapapeles

Error, enlace no copiado

Cerrar
Print
articulos_1279x450-visitando-el-doctor-1054070938

Qué aprenderemos hoy? 

  • Ya sea que su hijo o hija sienta algún malestar o tenga un chequeo de rutina, ir al médico es indispensable para mantener la buena salud, aprender y jugar.

Edad: 1-5

Tiempo de lectura: 3-5 minutos

Ya sea que su hijo o hija sienta algún malestar o tenga un chequeo de rutina, ir al médico es indispensable para mantener la buena salud, aprender y jugar.

Hable con su hijo o hija sobre lo que hacen los doctores; explique que son personas expertas en el cuidado de la salud y que nos examinan para chequear todo el cuerpo(corazón, músculos, huesos, etc.) y saber que estamos bien. Exponga con un ejemplo algunas visita al médico que hayan tenido que hacer. Por ejemplo “¿te acuerdas cuándo papá tenía mucha tos? Él visitó al doctor para que averiguara que tenía y que lo ayudara a sentirse mejor.” Pueden conversar sobre la medicinas y cuidados que ayudan a que se cure rápidamente.

Prueben esto en casa

Usted, el niño y su pediatra son un equipo. Su hijo o hija debe saber que están todos del mismo lado.

Materiales:

  • Papel y lápices

 

Pasos:

  • Realicen un juego de roles. Incentive a su hijo o hija a imaginar ser un doctor. Usen  objetos que tengan en casa para jugar a escuchar el corazón, chequear sus oídos, mirar su lengua y decir AAAAAA.
  • Ahora, imaginen que deben realizar un examen de sangre o tomar una radiografía.
  • Por último, pídale a su hijo que escriba una prescripción médica sobre los medicamentos que debe tomar. Al estar al tanto de la labor del médico, su hijo o hija tendrá menos ansiedad cuando deban visitarlo.

 

Para conversar

Los niños pueden tener preocupaciones y miedos sobre ir al médico aún cuando no expresen su temor o ansiedad. Limite su exposición a medios de comunicación en que se hable de enfermedades y otras preocupaciones que no son apropiadas para su edad. Anime la discusión familiar para contestar las preguntas que ellos pueden tener y, al mismo tiempo, asegúrele que los adultos especiales en sus vidas están ahí para ayudar a mantenerlos seguros y saludables.