¡Respira, piensa y actúa!

Share
Compartir

Enlace copiado en el portapapeles

Error, enlace no copiado

Cerrar
Print
niña meditando

Qué aprenderemos hoy? 

  •  Respirando hondo y lentamente puede ayudar a los niños a tranquilizarse y manejar sus sentimientos durante los momentos difíciles.

Edad: 1-6

Tiempo de lectura: 1-4 minuto

La frustración es una parte normal de la vida, pero puede ser abrumadora para los niños y hacerles sentir sentimientos fuertes. Puede ayudarlos a usar la estrategia, “Respira, piensa y actúa” para tranquilizarse, identificar los sentimientos, y ¡hacer un esfuerzo para resolver el problema!

Respira

Primero, ayude a los niños a tranquilizarse.

  • Invítelos a poner sus manos sobre su estómago mientras respiran hondo tres veces por la nariz y exhalan.

  • Invítelos a sentarse y decirse en tono bajo “calma” o alguna otra frase o palabra similar.

Piensa

Después, ayude a los niños a entender su problema y contemplarlo para resolverlo.

  • Invite a los niños pequeños a decirle cómo se sienten y porqué. Puede ayudarlos a usar las palabras más adecuadas cuando les explica lo que usted está observando. (“Me parece que te sientes frustrado y desilusionado porque te cuesta ponerte el abrigo.”)

  • Ayúdelos a encontrar un plan para resolver el problema. (“¿Trataste de desabrochar el primer botón del abrigo?”)

Actúa

Invite a los niños a elegir un plan para intentarlo.

  • Pregúntele, “¿Cuál es el mejor plan? ¡Intentémoslo!”

  • Si el plan no funciona, pregúntele, “¿Qué otra cosa puedes hacer?” y luego intenten el nuevo plan.

  • Recuerde a los niños que se necesita práctica para aprender cosas nuevas. No es que no pueden hacerlo, sino que no lo pueden hacer todavía.