Manejar la incertidumbre: abrazar una normalidad “por ahora”

Share
Compartir

Enlace copiado en el portapapeles

Error, enlace no copiado

Cerrar
Print
mama con dos hijas en casa

Las rutinas diarias han cambiado para muchas familias debido a los pasos tomados para prevenir la propagación del COVID-19. Es probable que sus niños se queden en casa en lugar de ir a la escuela o la guardería. Usted podría estar trabajando desde casa o incluso enfrentando la posibilidad de tener un subempleo o desempleo. ¡Eso es mucho cambio! Y en tiempos de incertidumbre, puede ser fácil, y comprensible, sentirse abrumado. Hay cosas que puede hacer para convertir una normalidad “por ahora”. Intente estas ideas:

Comience con lo que sabe. Es cierto, hay mucha incertidumbre en este momento. Lo desconocido puede dar miedo. Por un minuto, deje ir lo desconocido. Respire profundo y, mientras exhala, imagine que parte de su estrés desaparecerá. Luego piense en las cosas que sabe. Dese un momento de tranquilidad (lejos de las noticias o las redes sociales) y haga una lista de cosas positivas en su vida en este momento. Tal vez esa sea su salud, o más tiempo con sus niños, o la reserva de su helado favorito en el congelador. Reconocer lo bueno, no importa cuán grande o pequeño sea, puede ayudar a cambiar nuestra perspectiva de temeroso a agradecido.

Baje las expectativas. Puede sonar extraño, pero durante un tiempo de incertidumbre eso ayuda a tener un poco más de paciencia y flexibilidad. Puede tomar tiempo para que cada miembro de la familia se acostumbre a los cambios y recordar lo que hay que hacer al día siguiente. Algunos días nuestros bebés y niños pequeños nos mostrarán quién está realmente a cargo. Limitar la cantidad de tareas que espera realizar cada día a solo tres o dos (o una) «por ahora» puede ser saludable y liberador.

Trabajen como equipo. No existe una rutina única para todos. Su normal “por ahora” será tan único como cada miembro de su familia. Y eso es algo bueno. En todo caso, este es un momento para celebrar su fortaleza como familia. Invite a todos a hablar sobre cómo sería su día ideal. Cada uno puede responder las siguientes preguntas:

  • ¿Qué es lo que necesito cada día?
  • ¿Qué me ayudaría a sentirme feliz?
  • ¿Cómo puedo ayudar a mi familia todos los días?
  • ¿Cómo puede alguien ayudarme?
  • ¿Qué es lo que no quiero?

Para los niños mayores que pueden escribir, aliéntelos a escribir sus respuestas en un diario, ¡este también puede ser un momento de alfabetización! Luego, trace una rutina diaria que incorpore algunas de las respuestas. Por supuesto, no todos se saldrán con la suya por completo, pero saber lo que es importante para cada uno puede ayudarlos a sentirse escuchados y valorados.

Hay que intentarlo una y otra vez. Cada día tendrá sus complicaciones. Algunos planes irán bien. Otros planes simplemente se vendrán abajo. Está bien no hacerlo bien la primera vez (o la segunda o la tercera). Su familia es resistente, y eso significa que puede superar esto. Cada día, hablen sobre lo que salió bien y lo que podría ir mejor mañana. Recuerde que cada día ofrece la oportunidad de comenzar de nuevo.

F de familia

Play0:00 / CC
Play