Las señales del cuerpo

Share
Compartir

Enlace copiado en el portapapeles

Error, enlace no copiado

Cerrar
Print
articulos_1279x450-las-senales-del-cuerpo-485125044

Qué aprenderemos hoy? 

  • Es útil recordarle a los niños cuando comen que se detengan y escuchen a su cuerpo. “¿Cómo se sienten? ¿Están satisfechos?”. Recuerde: usted puede dejar que los niños decidan cuánto comer. Coman lentamente y disfruten juntos los alimentos.

Edad: 0-5

Tiempo de lectura: 3-5 minutos

Es útil recordarle a los niños cuando comen que se detengan y escuchen a su cuerpo. “¿Cómo se sienten? ¿Están satisfechos?”. Recuerde: usted puede dejar que los niños decidan cuánto comer. Coman lentamente y disfruten juntos los alimentos.

Barriguitas satisfechas

Hacer elecciones saludables incluye aprender a conocerse a si mismo y a reconocer lo que el cuerpo señala. Pregúntele a su hijo o hija si se ha sentido hambriento y lleno alguna vez. Piensen en cómo se sienten ahora mismo. Puede que sientan hambre porque ha pasado mucho tiempo desde el desayuno. O puede que todavía estén llenos después de un gran desayuno.

Prueben esto en casa

Ayude a su niño a escuchar su cuerpo y decidir qué cantidad de alimento es la adecuada para él.

Materiales:

  • Medidor hambriento-lleno (pueden imprimir la página siguiente y recortarlo o hacer uno similar en casa con los materiales que tengan disponibles).

 

Cómo jugar:

  • Al comenzar la merienda, pregunte a los niños: ¿Cuánta hambre tienen? Piensen en cómo se sienten ahora mismo.
  • Mientras comen la merienda, haga una pausa y atraiga su atención. Muéstrele cómo usa usted su medidor hambriento-lleno.
  • Diga, por ejemplo: “He comido dos galletas
    y tres rebanadas de manzana. ¿Cómo me siento ahora? Creo que todavía tengo un poco de hambre”. Mueva la flecha y luego coma algo pequeño. “Ahora, me siento bien”. Mueva la flecha otra vez. Explique que no es una buena idea estar debajo de las rayas que indican “hambriento” y “lleno”. Dígale que la raya gruesa del medio significa “Me siento bien”.
  • Ahora pásele el medidor a su niño. Mientras come y bebe anímelo a que pause y piense. ¿Sigue comiendo porque todavía tienen hambre? ¿Ya está lleno? Puede pensar en cómo se siente y luego usar el medidor para expresarse.

 

Para conversar

Ya sea que usted le sirva a su niño o él se esté sirviendo, asegúrese de poner pequeñas cantidades de cada alimento en su plato y déjelo escoger lo que quiere comer. Cuando termine, pregúntele: “¿Todavía tienes hambre?”. Darle la oportunidad de responder ayuda a que su niño aprenda a tomar decisiones saludables. Anime a todos en la mesa a decir cómo se sienten.