inicio padres Dar Cariño Tres maneras de consolar a un niño

Tres maneras de consolar a un niño

Durante los momentos difíciles y estresantes, los niños pueden sentirse como si su mundo estuviera al revés. Usted puede crear un entorno familiar y tranquilizador para darles a los niños un sentido de seguridad.

Dé seguridad
Asegúreles a los niños que están seguros y que se preocupan por ellos: “Sé que esto es difícil, pero eres valiente, y las personas pueden ser valientes y sentir miedo al mismo tiempo. Superaremos esto juntos”. El consuelo no siempre tiene que estar acompañado de palabras: frecuentemente basta con tomarse de la mano o darse un abrazo.

Modele maneras sanas de superar dificultades
Durante los momentos difíciles, los niños se refieren a los adultos para saber cómo deben sentirse y reaccionar, así que es importante que usted mantenga la calma lo más posible. Hágales saber a los niños que es normal sentir todo tipo de emoción, y que siempre pueden conversar con su padre o madre o con otro adulto sobre lo que están pensando y sintiendo. Dígales: “A veces también me asusto/me preocupo y sé lo que sientes”. Esto ayuda a justificar los sentimientos de los niños, además de asegurarles que no están solos.

Mantenga las rutinas
¡Lo familiar es un consuelo! Seleccionar una rutina que los niños puedan anticipar, tal como cantar la misma canción de cuna cada noche, puede darles un sentido de control. Si a los niños les resultad difícil realizar sus actividades cotidianas, puede ser una ayuda si les dice: “Guardemos esa preocupación en la repisa mientras [damos un paseo esta tarde, leemos este cuento]. Después podemos seguir”. La interrupción momentánea de una preocupación o de un susto puede ayudarlos a tomar perspectiva y, por encima de todo, darles el tiempo de disfrutar algo que les gusta hacer.