inicio padres Letras y Lenguaje

    Hablar es enseñar: Hablar leer y cantar juntos


    El cerebro empieza a formarse antes de que su niño haya nacido. Los niños aprenden mejor cuando hacen cosas con alguien amado, como ¡usted!


  • Cada día es un día para hablar


    Cuando realmente le presta atención y escucha a su niño, le demuestra que sus ideas y palabras son importantes para usted. Si responde con cariño, lo motivará a hablar y comunicarse más. Recuerde que las conversaciones cobran vida cuando ambos se turnan para escucharse y hablar.

    ¡Hablen de cualquier cosa!: Conversen durante las rutinas diarias: se visten, cocinan, comen o hacen juntos las compras. También puede describir una situación interesante que vea mientras están afuera. “¡Mira, el bombero usa una llave para abrir el hidrante!”.

    ¡Canten y rimen!: Diviértanse con los sonidos del lenguaje al disfrutar juntos distintas canciones, poemas y ritmos. Hasta pueden inventar las letras de una canción que ambos hayan escuchado en la radio.

    Haga preguntas para continuar la conversación: Haga preguntas que motiven respuestas más allá de sí o no. En vez de preguntar, por ejemplo, “¿Tu día fue divertido?”, pregúntele: “¿Qué te hizo feliz hoy?”.

    Use palabras grandes e interesantes: Su niño puede aprender y decir palabras nuevas, grandes e inusuales. Usted solo necesita explicarle lo que signifi can y repetirlas regularmente en sus conversaciones. Por ejemplo, durante la hora de bañarse, diga: “¡Mira cómo la esponja absorbe el agua!”.

    Motive a su niño a escuchar y hablar más de un idioma: Exponer a los niños a más de un idioma no los confunde en absoluto. ¡En realidad aumenta sus destrezas cognitivas y sociales!


  • Palabras por aquí, por allá


    Cuando los niños aprenden nuevas palabras, usted les inspira a explorar y descubrir más sobre el mundo que los rodea usando su curiosidad. Aumentar el vocabulario de un niño puede ser fácil y divertido, usando actividades sencillas y conversaciones durante los momentos diarios. Mientras más motive a los niños a aprender palabras nuevas (especialmente en áreas como ciencias, artes y matemáticas), más sólida será su fundación para el éxito en la preparación para la escuela y el futuro.

    Palabras para cuando van de viaje: Trate de narrar las direcciones hacia donde vayan en el carro, tren o autobús; por ejemplo: “En ese semáforo, vamos a doblar en la esquina. Luego vamos a entrar al estacionamiento”. También, anime a su niño a que participe diciendo las direcciones que note.

    Palabras sobre el clima: Los cambios en el clima traen oportunidades para fomentar el vocabulario de su niño. En un día lluvioso, jueguen a que reúnen tres cosas que pueden ponerse o utilizar para mantenerse secos, tales como unos zapatos para la lluvia, un impermeable y una sombrilla.

    Palabras para cuando van de compras: ¡Pueden encontrar palabras por todas partes! La próxima vez que estén en la tienda, describa un artículo que compra (un vegetal crujiente anaranjado) y motive a su niño a adivinar lo que es (zanahoria). Luego cambie de turno.

    Palabras para cuando cocine: La próxima vez que estén en la cocina preparando una comida, incluya a su niño mientras siga una receta. ¿Qué utensilios o herramientas necesitan? Por ejemplo, necesita un abrelatas, una espátula, un rodillo de cocina o unas cucharas para medir. ¿Puede su niño adivinar la función o el trabajo de cada herramienta?

    Palabras en el jardín: Fomente la curiosidad natural de su niño sobre lugares diferentes para ayudarlo a aprender palabras nuevas. En el jardín, puede explorar cómo la tierra es diferente de la arena en la caja de arena; o puede contar cuántas semillas siembran.

    Cuentos graciosos: Una buena manera de presentar nuevas palabras es inventar cuentos graciosos. Intente escoger tres objetos comunes a su alrededor y creen un cuento sobre ellos. Por ejemplo, un libro, una ventana y una cebra: Juan leía su libro favorito cuando contempló por la ventana y notó que una cebra galopaba cerca.

    Palabras de aventuras: ¡Haga que aprender palabras nuevas sea una aventura! Escoja una palabra descriptiva y organice una búsqueda por la casa para señalar los objetos que tengan un rasgo especial. Por ejemplo, blandita podría describir un colchón, una almohada, un pudín y ¡más!

    Palabra de la semana: Escoja la “palabra de la semana” y utilícela repetidas veces en contextos diferentes. Por ejemplo, anime a su niño a señalar todas las veces que durante esa semana vea algo líquido saliendo del grifo, vertiéndose en un vaso o hasta cayendo del cielo. La repetición es la clave para aprender un vocabulario nuevo, así que es importante no solo aprender nuevas palabras, pero también utilizar las ya conocidas.

    Palabras de colores: Exploren todos los nombres de los colores: Observen una caja de creyones y motive a su niño a aprender los nombres de los colores, como fucsia, amatista, carmesí o turquesa. ¿Son los colores pálidos y pasteles o brillantes y vivos? Luego observen alrededor de la habitación para ver si encuentran objetos que correspondan con esos colores.

    Palabras de la música: ¡Creen música y exploren palabras de música! Es fácil hacer instrumentos de percusión con objetos de la casa. Por ejemplo, los envases cerrados de pasta cruda son excelentes maracas; una caja vacía de avena y una cuchara hacen un buen tambor; y dos bloques pueden ser un par de palitos rítmicos perfectos. Después creen una música con un melodía contagiosa .